Gaula apoya búsqueda de monja colombiana secuestrada en Malí

Gaula apoya búsqueda de monja colombiana secuestrada en Malí
Las operaciones de búsqueda de la religiosa colombiana secuestrada el pasado 7 de febrero por presuntos yihadistas en el sur de Malí continúan, esta vez, con el apoyo del Gaula de la Policía Nacional que envió un equipo especial de 25 investigadores a la zona en la que fue vista por última vez la religiosa.

Los uniformados realizaron un primer recorrido cerca de la localidad de Koutiala, a 400 kilómetros al este de la capital Bamako, lugar en el que se encontraba la hermana franciscana cuando fue raptada por un grupo de desconocidos.

Según confirmó el general Fernando Murillo, director del Gaula, este grupo especial antisecuestro adelantará labores de inteligencia e investigación criminal, apoyados de sofisticada tecnología.

“La comisión está al mando del Teniente Víctor Salgado, un investigador Gaula con 21 años de experiencia en temas de secuestro y quien habla tres idiomas, siendo uno de los hombres más calificados en este tema”, agregó el alto oficial.

La Policía reveló además un video en el que se ve a los investigadores realizando entrevistas preliminares con líderes locales y pobladores de la comunidad donde la religiosa trabajaba como misionera desde hacía seis años en la parroquia de Karangasso.

Hasta el momento las autoridades del país africano han revelado que, tras el secuestro, los asaltantes y la rehén tomaron la dirección de Burkina Faso. Así mismo, se conoció que dos sospechosos de nacionalidad malí fueron detenidos el miércoles en conexión con este caso.

Sor Narváez lleva seis años de misión en Malí. Oriunda de Pasto (Nariño), desarrolla su trabajo misionero junto a otras tres hermanas: Sor Sofía, de Tumaco (Nariño), Sor Clara, de Medellín, y Sor Adelaide, de Burkina-Faso, contó la superiora general.

El sur de Malí, donde fue secuestrada la monja de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada de Colombia, ha sido escenario de ataques yihadistas en las fronteras con Costa de Marfil y Burkina Faso, al igual que el norte y el centro del país.

A principios de 2012 la región llegó a caer en manos de grupos yihadistas vinculados a Al Qaida, aprovechando la retirada del ejército frente a los rebeldes tuaregs, que inicialmente se habían aliado a estos grupos antes de ser expulsados.

A partir de enero de 2013 la intervención militar internacional liderada por Francia, que todavía sigue, echó a gran parte de los yihadistas pero todavía hay muchas zonas bajo su control.

El 24 de diciembre de 2016 la francesa Sophie Pétronin, que dirige una asociación de ayuda a la infancia, fue secuestrada por hombres armados en Gao.

Send a Comment